28 de febrero de 2012

CRIMEN PERFECTO


El cuerpo no respondía a esa hora de la mañana, pero su cerebro había dado ya la orden hacía al menos diez minutos. Se levantó dolorida, cojeando a causa del golpe en la rodilla derecha y se miró en el espejo con desgana. Llevaba mucho tiempo sumando arrugas precoces en su juvenil rostro, por lo que la imagen que contemplaba cada día en el baño se le hacía difícil de asumir y, al mismo tiempo, una nube de culpabilidad se instalaba sobre ella para no abandonarla durante el resto del día. Como consecuencia, la mirada recurría cada vez con más frecuencia a contemplar el suelo de manera sumisa y acobardada, regalando muy de vez en cuando una sonrisa que parecía escaparse sin permiso de su boca.
A sus vecinos y conocidos siempre les había parecido una persona de lo más normal. Discreta, educada y capaz de pasar desapercibida en aquella comunidad en la que, a base de convivir a diario, todo el mundo acababa relacionándose de un modo u otro. Nadie sospechaba que su imagen, tan convencional como falsa, era el resultado de una ardua tarea basada en borrar pistas, restañar heridas y encubrir trastornos físicos. Fueron 27 meses durante los cuales su vida pasó de un prometedor y apacible verano a un infernal y destructivo invierno. Una tormenta permanente, gélida y humillante, plagada de maltratos y vejaciones.
Su rutina se resumía en intentar transformar la pesadilla cotidiana de su vida conyugal. Aprendió a complacer sus múltiples caprichos, a mitigar sus violentas exigencias, a obedecer a rajatabla y a actuar mientras el miedo aportaba fortaleza a su carácter. Aprendió a fingir su sueño, cuando él llegaba a casa, ya de madrugada. Eso a pesar de que en más de una ocasión, si el alcohol le permitía la hazaña, la despertaba para satisfacer sus deseos, tan rápidos como repugnantes…
Se convirtió en una experta en maquillaje, tanto del cuerpo como del alma, camuflando hematomas y disimulando erosiones. Una gran actriz merecedora de los mejores galardones a la hora de sonreír, caminar y expresarse ante la sociedad que la contemplaba, cuando la realidad era que, tras la máscara, la pena y la frustración habían hecho mella en cada una de las células de su cuerpo. Fueron muchos días tratando de buscar una explicación a aquello que no la tenía y disimulando su desgracia, hasta el punto de irse alejando de unas relaciones sociales que amenazaban con descubrir su coartada. Una gran paradoja en la que ella, víctima maltratada, debía esconder su miseria y facilitar una vía de escape diaria a su verdugo. Y todo por un amor ciego e incondicional; un amor que ahora se consumía junto con ella, apagándose semana tras semana a un ritmo vertiginoso.
El resultado no pudo ser más previsible y desgraciado. Un fin de semana en el que el vodka y la cocaína exacerbaron la agresividad, él vomitó su inexplicable odio sobre ella, ensañándose con su cuerpo de tal manera que sus órganos vitales no fueron capaces de reaccionar. Cansada de luchar y exhausta tras la paliza, sus ojos se cerraron dejando escapar la última lágrima que, ya sin fuerzas, fue capaz de sintetizar.
Hubiera sido un crimen perfecto: sin pistas, sin evidencias, sin testigos, sin arma homicida… Pero el temor a una batalla como la que acabó con su existencia había provocado días atrás que ella instalara un par de cámaras que, situadas de forma estratégica en la casa, fueron las únicas espectadoras de los interminables minutos en los que el hombre que algún día supuso su amor verdadero se transformó en asesino de su cariño y su vida.

5 comentarios al respecto...:

Anónimo dijo...

¡¡¡Impactante!!. De los mejores relatos que he leído al respecto. Deberías mandarlo a alguna Asociación de Mujeres Maltratadas.

Y la última frase es lo mejor "el hombre que algún día supuso su amor verdadero se transformó en asesino de su cariño y su vida"

Anónimo dijo...

"Se convirtió en una experta en maquillaje, tanto del cuerpo como del alma, camuflando hematomas y disimulando erosiones. Una gran actriz merecedora de los mejores galardones a la hora de sonreír, caminar y expresarse ante la sociedad que la contemplaba, cuando la realidad era que, tras la máscara, la pena y la frustración habían hecho mella en cada una de las células de su cuerpo. Fueron muchos días tratando de buscar una explicación a aquello que no la tenía y disimulando su desgracia, hasta el punto de irse alejando de unas relaciones sociales que amenazaban con descubrir su coartada."

Lo he vuelto a leer y copio aquí uno de los mejores fragmentos.

¡¡Chapeau!!

MIGUEL DÍAZ dijo...

Es triste que a estas alturas sigamos sufriendo una media de más de un asesinato a la semana debido a la violencia de género... Una desgracia y una vergüenza para esta sociedad que a veces da la espalda y no quiere afrontar este gran problema.
Te agradezco la recomendación y espero ponerla en práctica. Me alegra que te haya gustado este relato, duro pero desafortunadamente real hoy en día.
Un saludo!

LINO GARCIA GAMBINO dijo...

LLego tarde a este relato, pero he de decir que la violencia de género es una de las lacras que marca nuestra sociedad. Tan conocida y a veces tan ignorada...
La podemos tener a nuestro lado y no ser conscientes de ello en absoluto...Sólo cuando ya es demasiado tarde.
Da que pensar. ¿Verdad?...

Este relato describe fielmente los sentimientos y miserias que sufre alguien que es maltratado...

Creo que la canción que me ha inspirado este relato, también lo hace.

La canción es : CAUTIVA de Alberto Iglesias.

BESOS.

MIGUEL DÍAZ dijo...

La canción que has recomendado pertenece a la banda sonora de "La piel que habito" de Pedro Almodóvar. Alberto Iglesias la compuso en 1992 para Nacho Duato y la Compañía Nacional de Danza. La primera vez que la escuché me puso los pelos de punta: tiene una melodía perturbadora, que provoca un desasosiego que te hace pensar en algo parecido a lo que cuenta el relato. Maravillosa...

Por desgracia tienes razón en lo que afirmas de que a veces lo tenemos al lado y no nos damos cuenta...

Gracias por la recomendación musical. Es la idónea para esta triste historia

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...