7 de diciembre de 2010

PRÓXIMA PARADA

Nada podía salir mal aquella noche. Llegué tarde. Por unos minutos no pude alcanzar a ver mis ojos reflejados en los suyos. Hubiera dado mi mano derecha por saber qué sensación me esperaba al vernos tras esos 2 desgraciados años. Pero mi corazón no llegó a tiempo, a pesar de que latía con más rapidez que nunca. Por unos segundos no cogí ese tren que me llevaba a su felicidad. Y duele; duele el recuerdo de aquella estación vacía, aquellas luces rojas alejándose y yo aterido de frío, con el sabor en la boca de mis propias lágrimas.
Nada podía salir mal aquella noche... Nunca habrá otra para confirmarlo

5 comentarios al respecto...:

Anónimo dijo...

Precioso

Cristina dijo...

El tren por tu vida sentimental pasa una vez en la vida...
Lo importante no es con quién hayas querido estar,o con quien hayas llegado a tener algo...
Lo MEJOR es con lo que te quedaste y la persona que elegiste...¡¡ esa era la mejor opción !! seguro..la providencia nos ampara

María Ra dijo...

Como dice Arturo Pérez Reverte
"El azar tiene muy mala leche y muchas ganas de broma."

¿Nada podía salir mal aquella noche?.... a lo mejor eso fue lo mejor que habría podido pasar ;)

Está tan bien relatado que me he quedado con esa imagen de un hombre solitario en una estación vacía.....

LINO GARCIA GAMBINO dijo...

¿Y la sensación de vacío que se apodera del corazón...?

Ese es el sentimiento que me queda al acabar de leer el relato.

Aún así... ¿No habrá otro tren que salga más tarde y con el mismo destino?

Mi pequeña canción para este pequeño relato:" A rainy morning (Epilogue)" de Kashiwa Daisuke.

Un saludo.

www.youtube.com/watch?v=aMJsAL835Yw

MIGUEL DÍAZ dijo...

Entiendo tu pregunta, Lino. Hay gente que se pasa toda su vida esperando que llegue ese segundo tren...

Gracias por el comentario. Un saludo!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...