12 de diciembre de 2012

OLVIDO


Demasiado tarde; creo que no podré aguantar mucho más así… Demasiadas noches sintiéndote muy lejos en esa cama que se ha partido por la mitad, dejando entrever el precipicio de tristeza que nos separa. Demasiada distancia como para apreciar el cálido roce de una caricia. Se me ha olvidado quererte y a ti se te ha olvidado que sigo aquí, a tu lado, tratando de reparar una herida que sangra y duele más cada día. Yo al menos lo he intentado, pero tú rechazas cualquier muestra de cariño que asome temblorosa de mis labios o de mis manos. Donde antes se leía “pasión” ahora existe un cartel polvoriento que reza “pasivo” y la sorpresa ha sucumbido a tantos días de aburrimiento, dejando paso a una rutina que domina ese mundo sin sentimientos que tan solo tú comprendes. Un mundo muy diferente al que compartíamos no hace tanto tiempo, cuando la felicidad era moneda de cambio habitual en nuestra economía.
No hay tregua. Los días se clavan en mi desazón y el deseo ha decidido viajar muy lejos, hastiado de tus olvidos y consumido por tu irritante apatía. A fuerza de compartir silencios me he convertido en tu animal de compañía: dócil, fiel y servicial, pero incapaz de expresar con palabras que ya no soy yo. Que has conseguido que mire tu rostro y encuentre indiferencia. Que mi sonrisa se ha apagado asustada por tu indolencia. Que me he transformado justo en lo contrario de lo que siempre he querido ser: un despojo de mí misma, un residuo de una relación, un error de diseño en los planos de nuestro futuro…
Podría escribir un libro reflejando todo lo que has abandonado por el camino en estos meses; los “te quiero” están sepultados bajo toneladas de dejadez; nuestras miradas se han perdido, difuminadas en medio de una incomodidad difícil de disimular; la sonrisa es una excepción, que vendes cada vez más cara, a la norma de tu melancolía; mis labios claman a gritos la necesidad de un beso y mi cuerpo sigue buscando cobijo en la guarida de tus abrazos, pero la única respuesta que recibo es tu indiferencia, fría e inerte como un iceberg. Ya no queda ni la más remota señal de aquel romanticismo que conquistó mi corazón; ahora, por el contrario, vagas sin rumbo tratando de evitarme; tratando de negar a quien hasta ayer te quiso de un modo incondicional. No sé cuánto tiempo más podré aguantar a la intemperie, sin el calor de una pasión que apenas recuerdo.
Y a pesar de todo, todavía queda algo en mi interior que sigue creyendo que estás ahí, que tu corazón se ha escondido en el doble fondo de tus temores, agazapado entre engaños y perdido en un laberinto de mentiras del que es complicado escapar. Déjame intentarlo, permíteme extraer todo ese rencor, combatiendo el miedo con oleadas de comprensión y afecto. Intentemos volver al punto de partida, o al menos a un lugar cercano al mismo, resguardados del frío que ahora asuela nuestra existencia. Me temo que es la última oportunidad; siento que mi amor se oscurece de manera paulatina, abandonado a su suerte por alguien que no ha querido seguir peleando por él; abandonado en un lugar inhóspito al que no llegan los ecos de un cariño oxidado. Demasiado lejos, demasiado olvido… 

7 comentarios al respecto...:

LINO GARCIA GAMBINO dijo...

Lo contrario del AMOR no es el odio, sino la indiferencia...

Es duro y doloroso, no ser AMADO cuando todavía se AMA. Aún así, nuestra desdichada protagonista desea salvar una relación que ya tiene su fuego y su calor prácticamente consumidos...

La sensación que le quedará si no lo consigue será que el AMOR se irá y el dolor y el vacío en su pecho... se quedarán... :(:(:(

Para este relato, tengo dos canciones.
Una es: Days Past de Peter Kater.
Y la otra: With or Without You de U2.

"Juego de manos y cambio de destino
En una cama de clavos el me hace esperar
y espero sin ti (...)
Con o sin ti
Con o sin ti
No puedo vivir
Con o sin ti..."

Besos.





MIGUEL DÍAZ dijo...

La sensación de rechazo o la falta de respuesta ante un amor no correspondido es un sentimiento desgarrador y tremendamente frustrante. Es muy complicado entender los motivos por los que alguien cambia su manera de comportarse respecto a su vida sentimental, pero hay una frase que resulta muy apropiada para el tema de este comentario: "Nada ocurre por casualidad. Todo lo que pasa tiene un porqué. Tal vez tu cerebro no lo sepa, puede que jamás lo imagine. Pero tu corazón lo sabe. Tu corazón siempre lo sabe"

Gracias de nuevo por el comentario y por la música.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

"¿Como puedo dejarte ir,
simplemente marchar sin dejar rastro?
Cuando estoy aquí respirando contigo
Tu eres el único que realmente me conoció demasiado.
¿Como puedes tu alejarte de mi
Cuando todo lo que puedo hacer es verte ir?
Porque hemos compartido la risa y el dolor
y hasta compartimos las lágrimas
Tu eres el único que realmente me conoció demasiado..."

Esta, es parte de la letra de la que sin duda, es una de mis canciones favoritas de Phil Collins: "Against all odds".

Justo la estaba escuchando ahora y creo que también es perfecta para este relato...

Un saludo. "P"

María Ra dijo...

"With or without you" es SIEMPRE maravillosa... no me canso de escucharla pero "Against All Odds" es... bufff... indescriptible.

SO TAKE A LOOK AT ME NOW, OH THERE´S JUST AN EMPTY SPACE
AND THERE´S NOTHING LEFT HERE TO REMIND ME,
JUST THE MEMORY OF YOUR FACE

La otra no la conozco pero indagaré.

El relato es precioso... y creo que no todo está perdido... me recuerda a la película "A Prueba de Fuego", para los que creen que siempre se puede avivar la llama de un matrimonio roto.

Un beso.

MIGUEL DÍAZ dijo...

La canción de Phil Collins la tenía olvidada y hoy la he vuelto a escuchar: va perfecta para este relato. Gracias por traerla hasta aquí, Lino. De nuevo has dado en el clavo con la música apropiada...

Mery, gracias por tu crítica y por la recomendación de la peli. No la conozco y he estado investigando un poco acerca de ella. Tiene muy buenas críticas y muy buena pinta; al parecer en España se estrenó directamente en DVD, sin pasar por las salas de cine. Intentaré pillarla porque creo que vale la pena

LINO GARCIA GAMBINO dijo...

El otro día hablando con un amigo acerca de este relato, me apuntó una canción que también sería perfecta para que formase parte de su banda sonora.
Y no estaba equivocado en absoluto ya su letra bien lo podría haber inspirado.

La canción es: "The love That you had" de Tracy Champan.

http://www.youtube.com/watch?v=K4WDWltvfZU

El amor que guardabas
En el corazón ya no está
Ni muestra de sinceridad
Ni rastro de compasión

¿Que te endureció el corazón?
¿Que lo ha convertido en piedra?
¿Que te hizo olvidar?
Estabas enamorado de alguien...

(...)
Si las noches son así
Prefiero estar sola
¿Quien dijo que podrías olvidar
Que estabas enamorado de alguien?...

Espero que os guste tanto como a mi. (Gracias amigo)

Un saludo. :):)

MIGUEL DÍAZ dijo...

Gracias por este gran comentario, Lino. Lo reconozco: la letra de esta canción me inspiró este relato y ya desde el principio quise añadir este dato en los comentarios, pero fue cayendo en el olvido (como el título de este post) y no me he vuelto a acordar hasta hace poco, que volví a escuchar la canción y se encendió la bombilla de nuevo (a las canciones importantes de tu vida siempre vuelves en algún momento, una y otra vez...)

Lo dicho: la canción es maravillosa. Lo menos que podía haber hecho es escribir un relato inspirado en su letra.

Gracias de nuevo. Un abrazo enorme!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...