31 de diciembre de 2012

CUENTA ATRÁS PARA EL 2013



El año se termina y los minutos finales del día 31 de Diciembre siempre se consumen rodeados de amigos y familiares, pendientes de las uvas, del reloj… y de los mensajes de móvil que nos bombardean en esos momentos, deseando en general que tengamos una buena despedida y una mejor entrada de año. Hay otros lugares en los que, en lugar de comer uvas a ritmo de las doce campanadas, simplemente establecen una cuenta atrás de diez segundos para dar la bienvenida al nuevo año. Como no me gustan las uvas, esta vez, para variar, quisiera aportar mi contaje particular; o al menos uno que represente a muchas historias personales y a mucha gente que, seguro, ha vivido de un modo especial este año que ahora finaliza. Estos diez pequeños "fragmentos de intimidades ajenas", que podrían ser diez mensajes que aparecerán en la pantalla de algún teléfono móvil en esos momentos en los que 2012 esté llegando a su fin:

DIEZ: La nota que le doy a tu paciencia y a tu cariño. Sé que a veces es complicado estar a mi lado, por mis olvidos, mis ausencias y mi egoísmo, pero siempre encuentras el camino adecuado para regalarme una sonrisa. No podría seguir adelante sin tu apoyo, ya lo sabes…

NUEVE: Días. El tiempo que ha pasado desde que te fuiste para acudir a ese curso tan importante como necesario. La casa ya no es la misma sin tu calor; todo se ha vuelto de repente más oscuro y la cama es un espacio vacío en el que mis manos buscan desesperadas tu espalda. Te necesito a mi lado, en los días aburridos y las noches desveladas. Vuelve pronto…

OCHO: Las cosas que existen en nuestra vida que, siendo gratis, son de absoluta necesidad y despiertan en nosotros los sentimientos más intensos y las satisfacciones más preciadas que uno puede llegar a experimentar:  abrazar, sonreír, los amigos, besar, la familia, dormir, amar y los buenos recuerdos.

SIETE: Un número mágico. Mi fecha de nacimiento, el día que nos conocimos, el mes en que nació nuestro hijo, los años que llevo disfrutando la vida a tu lado… También las veces que me han tenido que operar para vencer por fin a este monstruo del cáncer que conquistaba mis órganos, aniquilando a su paso cada célula y devastando mi salud. Y siempre luchando contigo a mi lado, mi mejor arma contra la decepción y el desánimo, mi apoyo y mi descanso, mi amor…
   
SEIS: Personas a las que tengo que agradecer que este año haya sido, sin duda, el mejor desde hace mucho tiempo. Sois un equipo insustituible y sin vosotros no habría podido conseguir los objetivos propuestos; esa meta que a principios de año parecía inalcanzable para mí. Por eso quiero daros las gracias de todo corazón: por ayudarme a abandonar mi silla de ruedas y comenzar a caminar con la ayuda de estas dos prótesis, en esas interminables y agotadoras sesiones de fisioterapia que con tanta paciencia habéis llevado a cabo. Estoy convencido de que mi vida será mejor a partir de este nuevo año que ahora comienza…
     
CINCO: Minutos para hablar contigo tras estos meses sin respirar a tu lado. Lo suficiente para descubrir lo que ya sospechaba: que eres el hombre de mi vida y la persona con la que deseo pasar el resto de cenas de Nochevieja de aquí al fin de nuestros días. Pensando en lo que te quiero, me he dado cuenta de que te quiero más de lo que pienso…
    
CUATRO: Palabras que nunca te dije cuando tuve oportunidad; ahora me arrepiento de no haber sabido expresar mis sentimientos. Quizá por miedo, tal vez por orgullo o a lo mejor porque mi vulnerabilidad hubiera salido a flote. Lo cierto es que, a pesar de haberlo considerado en más de una ocasión, mis labios siempre estuvieron sellados sin arriesgarse a decir algo que ahora, con el paso de los meses, adquiere más significado que nunca: “te echo de menos”…

TRES: Copas de champán que he tenido que tomar antes de atreverme a decir que me gustas, que pienso en ti a cada momento del día, que nunca me he animado a hablar contigo cuando desayunas todos los días en el bar en el que trabajo. La vida nos regala a veces grandes casualidades y hoy, en esta fiesta de Fin de Año, voy a pedir un deseo: despertarme con un beso y un abrazo a tu lado en el día de Año Nuevo: la mejor manera de empezar a quererte…

DOS: Nosotros. Tú y yo. No hace falta nada más para pasar la mejor noche de fin de año de mi vida, ahora que por fin estás a mi lado. El año pasado ni siquiera esperé a que dieran las doce; una excusa muy socorrida sirvió para ausentarme de esa fiesta en la que todo y todos me recordaban a ti. Hoy será diferente: no celebraremos la llegada del nuevo año; vamos a festejar que has vuelto. Suficiente motivo como para vivir esta noche de felicidad…
    

UNO: Y muchos: un beso arrancado a tus labios, un “te quiero” que perfora mi alma, un día de playa iluminado por tu mirada, una noche compartida entre jadeos y caricias, un mensaje de una frase que resume todo en pocas palabras, una canción dedicada para no olvidar esa tarde en el parque, un regalo especial en un momento inesperado, un corazón entregado que se acelera ante tu abrazo, un deseo de seguir amándote en el año que ahora comienza…


4 comentarios al respecto...:

LINO GARCIA GAMBINO dijo...

Lo siento por los mensajes de móvil, porque me parece que el 2012 a sido el año de su declive total... El WhatsApp lo a tocado y hundido.

Adiós mesemeses... adiós.

Hecho este inciso, decir del relato que me ha gustado mucho. Me parece una forma muy original de relatar "intimidades ajenas" que es algo que cuando estás a punto de finalizar un año y comenzar el siguiente no te paras a pensar.

Naturalmente, piensas en ti y los tuyos, deseas que lo que está por venir sea mejor (o igual) que lo que se va, pero nunca está de más en esos momentos, entrar a valorar lo que tuviste, tienes y tendrás tomando como referencia las vivencias y circunstancias (buenas y no tan buenas) de los demás que te rodean.

Yo suelo hacerlo y ello me ayuda a apreciar mi vida, a saber que soy un afortunado, que lo que me va deparando la vida es suficiente y "de calidad" como para hacernos felices a mí y a los míos...:):):)

Ahora... y si me lo permites Miguel, quisiera aprovechar este comentario para recordar a mi padre fallecido este año que se nos va. Espero que allá donde se encuentre, se lo esté pasando estupendamente. Besos Papa.

Y querría también dar gracias, porque la salud a pesar de algún que otro achaque nos ha respetado a lo largo de este año, porque en la familia sigue habiendo gente con trabajo, porque mi hijo se está convirtiendo en una "personita" encantadora y de buen corazón y porque el haber recuperado el contacto y el cariño con AMIGOS a los que nunca había olvidado a pesar del paso del tiempo y la distancia, ha significado mucho para mí...

Mi canción para este relato es: "Thank You" de Alanis Morissette".

BESOS... Y MUY FELIZ 2013 A TOD@S!!!


MIGUEL DÍAZ dijo...

Los días finales del año siempre son muy propicios a hacer balances, resúmenes y recopilaciones de lo que ha sucedido, de lo que hemos vivido, de lo que va a ocurrir... independientemente de si las cosas han ido bien o mal, creo que es un buen momento para echar la vista atrás y reflexionar, aunque sea un minuto, acerca de lo que nos ha dado (o lo que nos ha quitado...) la vida este año. A veces este ejercicio es de gran utilidad para saber valorar lo que tenemos y priorizar las cosas realmente importantes en nuestra vida.

Gracias por tu comentario. Yo también comparto palabra por palabra el último párrafo del mismo.

Un abrazo!

Anónimo dijo...

A mi también me ha parecido un relato de lo más original (aunque llegó un poco tarde para desear " feliz año" realmente lo pienso cada día así que.. " Feliz Cada Día" ;).

Lino, lamento muchísimo lo de tu papá. Me hago a la idea de lo duro que debe ser. Afortunadamente tienes mil cosas buenas por las que seguir sonriendo y, como me dijo alguien alguna vez, "no estés triste porque se fue, alégrate por haberlo conocido" y desde luego estoy segurísima de que ellos, nuestros seres queridos fallecidos, de alguna manera siguen vivos cada vez que los recordamos. Para una "no creyente" como yo resulta difícil tener ciertas convicciones pero reconozco que muchas veces me consuelo a mi misma pensando que ésto no es el final, que algún día volveremos a encontrarnos no sé dónde ni cómo pero incomprensible e irracionalmente sé que lo haremos.

Maravillosa canción la que has escogido.

Un besazo para ambos.

María Ra

MIGUEL DÍAZ dijo...

Magnífica reflexión al respecto. Da igual que "creas" o no,; lo importante es saber que has podido compartir una parte de tu vida con esa persona, manteniendo vivo su recuerdo a través de su legado, sea del tipo que sea.

Me alegro mucho de que te haya gustado el relato. Espero que este año vaya, al menos, igual de bien que el pasado. Nunca es tarde para desearlo...

Un beso!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...