30 de abril de 2011

GRANDES RIVALES

"Jornada 17. Partido de alta rivalidad en el campeonato nacional de Los Deseos. El campo, en condiciones inmejorables y gran expectación para ver cómo se desarrolla este encuentro. Los jugadores de ambos equipos han estado estos últimos días caldeando el ambiente y se prevé un enfrentamiento tenso y apretado; el resultado es imprevisible..."

Saltas al terreno de juego dispuesta a avasallar a tu rival desde el principio, dejando muy claras cuáles son tus intenciones en esta noche. Se nota que juegas en tu estadio; tienes una confianza y una seguridad que, ya desde el inicio, ha descolocado a mis defensas. En la primera incursión en campo contrario, tu encantador aspecto y tu mirada me pillan "en fuera de juego", provocando una sacudida en mi sistema nervioso, ya de por sí alterado ante el acontecimiento.
Contraataco desde un lateral, enviando una caricia a tus cabellos y presiono la jugada con un abrazo tan intenso que no te queda otra opción que no sea solicitar "tiempo muerto" para distraer al adversario y después evitar mi avance con un buen regate de tus labios.
La emoción va en aumento; la atmósfera se vuelve cada vez más electrizante; la música proporciona el empuje necesario y la luz y el clima, acogedores e íntimos, animan a atacar con todas las armas disponibles. La lucha se establece cuerpo a cuerpo; cada centímetro del campo es defendido a muerte. Casi alcanzo el área de gol, pero atajas mi internada con un beso inocente en la mejilla que en mi opinión merece, al menos, una tarjeta amarilla. El árbitro no lo ha visto, con lo que la infracción se queda sin castigo...
Tras un periodo de descanso en las hostilidades, el juego transcurre ahora en el centro del campo, sin dominio claro para ninguno de los contendientes. Contrarresto tus disparos de sensualidad con paradas llenas de deseo y, poco a poco, el partido se torna más disputado y emocionante. Sin previo aviso, haces una finta para amenazar mi cuello con tus labios. Ahí no puedo competir y mi estrategia se derrumba ante la calidez de un susurro. Claudico y entrego la victoria buscando tu boca próxima a la mía. De nuevo me has derrotado con elegancia, deportividad y seducción.
El marcador te señala como ganadora y avisa del final de la contienda. Pierdo, pero con el sabor de la victoria adherido a mis labios; el sabor de tu piel. No me queda más remedio que solicitar la revancha... pero esa vez en mi campo. Todo es diferente cuando uno juega "en casa".

4 comentarios al respecto...:

Anónimo dijo...

Muy, muy bonito !!!

MIGUEL DÍAZ dijo...

Gracias... Yo también he disfrutado escribiéndolo.

LINO GARCIA GAMBINO dijo...

A mi, no se el porqué, pero cuando me besan en el cuello ya no puedo "disputar" nada. Entrego la victoria si o si.

Mi canción para este relato se titula "The Wedding" (La Boda). Quien sabe si tanta rivalidad se solucionaría celebrando una...

Su autor: Johann Johannsson.

www.youtube.com/watch?v=fVgV8NNEXnA

MIGUEL DÍAZ dijo...

Es tu punto débil, no? no te preocupes, seguro que tu rival también tiene uno (o más de uno). Lo importante es averiguar en dónde está...

Un saludo afectuoso

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...