27 de agosto de 2014

MANTIS AMOROSA



Aparecieron por allí durante una madrugada de esas de fiesta y alcohol, en medio de un verano inolvidable: un grupo heterogéneo de parejas desparejadas irrumpía en el local, saturando la oscura entrada con sonrisas de doble filo que se repartían al azar. Una comitiva que avanzaba, feliz, entre miradas de ellas con sabor sensual y promesas de ellos que llevaban acuñada, al cabo de esa velada, su propia fecha de caducidad. Juerga noctámbula, a fin de cuentas, con el billete de "todo incluido" que proporcionaba la inmediata embriaguez y la oscuridad del momento.

El calor del día se había ido apagando con el paso de las horas, pero la sensación térmica continuaba resultando pesada y pegajosa, fruto de un bochorno que llevaba varios días dificultando el sueño y manteniendo en funcionamiento, durante más tiempo del habitual, los aparatos de aire acondicionado. En medio de ese caluroso ambiente, la cena previa se redujo a un protocolario picoteo de platos fríos, preámbulo gastronómico tras el que la pandilla se dirigiría hacia los lugares de copas que estaban de moda; allí, protegidos por ese plus de confianza y descaro que te aporta la bebida, podrían continuar dilapidando la noche sin miedo a devorar o a ser devorados por alguien. En realidad, ésta no había hecho más que comenzar, pero la caza ya se había iniciado mucho antes; todos y todas disparaban con sus mejores armas a las presas elegidas, a sabiendas de que tarde o temprano obtendrían recompensa a aquel trabajado esfuerzo. Bien pensado, todos no...

Entre el bullicio del local, rebosante de gritos y notas musicales que camuflaban alguna que otra confesión desesperada, una silueta se había separado de la manada y destacaba solitaria al fondo de la sala. Sentado en un taburete y en apariencia ajeno al caótico paisaje, un individuo ojeroso y cansado escondía su cabeza entre los hombros, mientras las manos se aferraban a un vaso con tres piedras de hielo, cuyo líquido había sido trasegado de un solo sorbo. De vez en cuando, dirigía sus ojos hacia alguien en concreto de un grupo de gente que se arremolinaba en la pista de baile, contorsionistas que redoblaban sus articulaciones al ritmo desenfrenado de la música, para volver de nuevo a perforar el suelo con la mirada, al tiempo que de su rostro se escapaba una mueca de tristeza y decepción. Ese "alguien" no era otra que la mujer que había sido protagonista, al mismo tiempo, de sus mejores sueños y de sus peores pesadillas.

Ella destacaba entre la multitud por su belleza y sensualidad. Su conversación era una amena mezcla de simpatía y confianza en sí misma, de modo que no resultaba complicado el caer en sus redes de atracción tras diez minutos compartiendo su sonrisa, que resbalaba radiante desde su boca mientras te envolvía con su olor, suave y fresco. No era de extrañar, pues, que tuviera siempre cerca a multitud de admiradores, pretendientes y amigos, los cuales revoloteaban a su alrededor en noches como aquélla, como polillas atraídas por una luz nítida y deslumbrante. Lo que muchos desconocían era que ese brillo, a veces, también podía llegar a quemar...

La había conocido un par de meses atrás, mientras compartían aula en una academia de idiomas en la que ambos estudiaban con más pena que gloria. No tardó ni una semana en claudicar, rendido ante sus encantos y hechizado por ese acento tan peculiar, que denotaba sin lugar a dudas su procedencia. Renunció a su vida previa, ignorando amistades y olvidando familiares, para poder pasar un minuto más a su lado, enamorado hasta las trancas de aquella mujer única e incomparable, a la que entregó su alma sin reclamar condiciones. Un estado de felicidad en el que estuvo cómodamente alojado, disfrutando de la vida como nunca antes lo había hecho... al menos durante esas tres semanas que transcurrieron hasta que ella, sin previo aviso, le comunicó categórica a través de un escueto mensaje que ya no podía seguir a su lado y que se había cansado de su cariño, enfatizando la decisión con una frase final que le desgarró el pecho mientras arrancaba lágrimas heladas de sus ojos: "tenemos tanto en común que te odio".

Desde ese día no volvió a ser el mismo. Creyendo que todo aquello no podía ser cierto, sintiendo como si le hubieran arrebatado una vida a la que siempre había aspirado, pasando en un instante del éxito al fracaso; una cuestión, ésta, de la que seguía considerándose culpable, por mucho que no acabara de entender muy bien qué era lo que había hecho mal. Gracias a alguna que otra -dolorosa- casualidad y tras varias conversaciones con amigos comunes, que abrieron sus ojos a ciertos hechos para los que el amor lo había cegado, pronto comenzó a atisbar que no era el único damnificado: la mujer a la que todavía amaba era dueña de un pasado sentimental farragoso y trufado de relaciones que siempre habían acabado en pequeñas tragedias, al menos en lo referente a sus parejas: una especie de Mantis Religiosa, ese insecto tan aterrador en su aspecto como letal en sus conquistas, pues la hembra aniquila y engulle al macho tras su encuentro sexual. Su carácter dominante y su insaciable ambición la habían conducido a un punto sin retorno, por un camino desolador, sembrado de "cadáveres sentimentales" a su paso, pues a todos había abandonado tras menos de un mes compartiendo alegrías, antes de que nadie pudiese o supiese renunciar a ella. Y él había sido, por desgracia, su última víctima; atraído por su elegancia, cegado por su encantadora mirada y cautivado por sus caricias, no fue capaz de vislumbrar que cada vez se acercaba más al abismo de su cruel e implacable pasión, que despedazó su corazón y aniquiló su cariño de un solo bocado.

El hielo tintineaba nervioso en el vaso, fundiéndose lento al calor de sus manos, sudorosas e inquietas. Un nudo en la garganta que no era capaz de desatar y un quemor en el pecho que no conseguía sofocar eran lo de menos, en presencia de aquella depredadora de amantes. Volvió a dirigir su mirada hacia ella, que bailaba majestuosa tratando, intuyó, de seleccionar a su próxima víctima sin más presente que caer rendido bajo sus curvas y sin más futuro que el olvido. Un fogonazo trajo a su memoria los últimos versos de un soneto de Lope de Vega, muy oportuno, que había caído en sus manos unos días antes por esas casualidades que a veces te proporciona el destino:

Quiere, aborrece, trata bien, maltrata,
y es la mujer al fin como sangría,
que a veces da salud, y a veces mata.

Se levantó y, camino a la salida, sintió un escalofrío al pasar a pocos metros del lugar donde ella consumía la penúltima copa, cuando por un brevísimo instante sus miradas colisionaron y de nuevo fue testigo de su glacial indiferencia, atravesando su cuerpo con la facilidad de una espada incandescente. No quería seguir siendo testigo de aquella escena, en parte por el dolor que todavía atenazaba su mente y en parte porque conocía de primera mano cuál sería el resultado final para cualquier infeliz que cayese en la trampa de su magnética seducción: en su cuerpo, despojos, en su mente, la impronta de la soledad y en su mirada, una sombra de permanente tristeza.

2 comentarios al respecto...:

LINO GARCIA GAMBINO dijo...

Al leer este relato estuve buscando alguna frase que me sirviera para hacer un comentario al respecto, y la encontré.

No era exactamente la que estaba buscando pero cuando la leí me di cuenta de que le iba que ni pintada a nuestra "devoradora de hombres".

La frase dice: "IDIOTA es aquella que manipula los SENTIMIENTOS de un hombre sin la más mínima intención de AMARLO".

Para a mi, las personas que conscientemente utilizan y abusan de los demás pensando sólo en si mismos y en su propio beneficio ( y si es un asunto AMOROSO más aún) no se merecen mi respeto.

Se que toda relación que termina resulta muy dolorosa, pero en este caso al hombre con las manos aferradas a un vaso con tres piedras de hielo le diría que ella no vale la pena lo más mínimo.

Algún día (para su desgracia) ella sufrirá el mismo DESAMOR que tu.

Me gustaría que te dijeses a ti mismo: "Tranquilo corazón, ya habrá alguien que se la juegue por nosotros"...



Mi canción para este relato : "Sentimentos" de Yellow Leafs.


Un abrazo.

MIGUEL DÍAZ dijo...

La frase final del comentario es muy adecuada, Lino, porque demuestra que no hay que perder la esperanza y que, al final, ese hombre aferrado al vaso encontrará a alguien que se la juegue por él y apueste por su corazón. Seguro que no es fácil en ese momento, cuando te sientes vapuleado y vencido por una relación en la que has sido utilizado sin el menor respeto a tus sentimientos, pero yo también quiero creer que hay luz al final del túnel...

La canción, como siempre, muy apropiada. Muchas gracias y un abrazo!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...