6 de febrero de 2013

RENCOR



Todos los días se repite la historia: nunca es lo adecuado, no es suficiente con el esfuerzo, nada que intente es de su agrado, “correcto” no existe en su vocabulario, todo supone un inconveniente y el principal culpable es siempre el mismo: o sea, yo. Reproches, caras largas, discusiones e insatisfacción: una mezcla explosiva que está consiguiendo que me desgaste por momentos, consumido por su rencor; un esperpento insaciable, que aniquila cada gramo de cariño y destroza la poca admiración que todavía siento por ella.
Buceo en la profundidad de mi memoria y no consigo recordar ninguna ocasión en la que se haya sentido orgullosa de mí. Ni siquiera tuvo la delicadeza de mostrar un ápice de felicidad cuando obtuve aquella beca tan importante. Y qué decir acerca de la publicación de mi libro: cualquiera se hubiera sentido orgulloso ante el premio que me concedieron a los pocos meses de su existencia. Excepto ella, siempre “del otro lado” con sus reticencias y sus desprecios. Así una y otra vez con tantos y tantos logros, metas alcanzadas y objetivos cumplidos. No soy digno de sus alabanzas ni merezco su aprobación…
Mentiría si le dijera que toda esta humillación no me ha afectado y no le doy importancia; al contrario, ha conseguido que desconfíe hasta de mi sombra, con el pesimismo oprimiendo mis movimientos y el peso de la falta de autoestima colgando de mi cabeza. Desconozco cuántas veces he intentado complacer sus exigencias, ofrecer lo mejor de mi carácter para aplacar su desazón, enfatizar mis aciertos a base de reparar los fallos… Pero nada es suficiente para doblegar su orgullo y mostrar una chispa de entusiasmo; el resentimiento ha echado raíces en su corazón, reafirmando el concepto negativo que posee sobre mí: una idea infame que día tras día se enquista en su interior, escondida entre más y más capas de rabia.
Ya no hay vuelta atrás: esta noche voy a escribir el último capítulo de nuestra vida en común. En cuanto se duerma, saldré por esa puerta rumbo a cualquier parte, sin dejar rastro de mi vida en esta casa. Una última visita a la cocina para dejar abierta la llave del gas y poder marcharme, con la convicción de que en algún momento encenderá un interruptor en medio de la noche. Un final “explosivo”, como ella se merece. Y es que su rencor me ha conquistado, lamiendo con su aversión las heridas que ella misma causó con el paso del tiempo. Es lo que tiene la convivencia: al final todo se acaba pegando… 

5 comentarios al respecto...:

LINO GARCIA GAMBINO dijo...

La canción que me inspira este relato, lo dice todo por si sola. Para mi, su letra y su música transmiten lo que que he sentido al leerlo.


Las cosas no cambian,
nuestros corazones
siempre estarán alejados...
Olvídate de mi...
Me olvidaré de ti...
(...)
Nada de lo que haga
Será suficiente para ti.
Haga de lo que haga,
todo lo que hago...
Acéptame como soy,
nunca seré otra persona...
(...)
Prefiero estar solo,
que seguir a tu lado...

La canción es: "Unspoken" de HURTS.


http://www.youtube.com/watch?v=fdwYHyYwh4Q

MIGUEL DÍAZ dijo...

La letra de esta canción es dura... Pero la vida también lo es a veces. Lo verdaderamente difícil es saber cuándo debemos parar y renunciar de manera definitiva a algo, aunque nos cueste mucho asumirlo. En el caso concreto de las relaciones sentimentales, el hecho de tratar de mantener lo que no funciona es sinónimo de fracaso en la inmensa mayoría de los casos. Aquí, mejor que nunca, una retirada a tiempo sí es una victoria...

Gracias por la canción y por tu comentario. Un abrazo!

Anónimo dijo...

¡¡UAUUUU!!, la canción de Lino, una vez más, va que ni pintada pero.... hablando de pintura.. ¡¡yo lo veo de otro color!!. Creo que no podemos poner nuestra autoestima en manos de nadie, ni siquiera de nuestras parejas


"SLIP INSIDE THE EYE OF YOUR MIND
DON´T YOU KNOW YOU MIGHT FIND
A BETTER PLACE TO PLAY"
(...)
"TAKE THAT LOOK FROM OFF YOUR FACE
YOU AIN´T EVER GONNA BURN MY HEART OUT"
(...)
"PLEASE DON´T PUT YOUR LIFE IN THE HANDS
OF A ROCK N ROLL BAND
WHO´LL THROW IT ALL AWAY"

tenemos que valorar a la persona en conjunto y, aunque haya cosas que a lo mejor nos desquicien un poco o nos den ganas de coger la puerta y salir corriendo, a veces es tener un poco de compasión hacia esa persona, en este caso inconformista y eternamente insatisfecha y que, a fin de cuentas, con ese "defectillo" quien peor lo pasa ¡¡ES ELLA MISMA!!. Seguramente nos querrá, nos valorará, se sentirá orgullosa mil veces pero... no es capaz de manifestarlo... o siempre querra más, nunca será suficiente... pero ni contigo ni conmigo ni con nadie.... y menos consigo misma. Es un "rasgo" con el que también se puede aprender a convivir y, seguramente, quedará solapado por muchas otras virtudes. Creo que el mejor mecanismo para desarmar este tipo de comentarios que pueden herir nuestra autoestima es... ¡¡soltarle una coña!! (a veces funciona..¡¡promise!!). Y comprendo perfectamente cómo se siente el protagonista, está maravillosamente bien descrito, porque me he sentido así en más de una ocasión porque a mi alrededor tengo a un par de personas así (y confieso que en más de una ocasión he "copiado" ese comportamiento inconscientemente) pero lo pongo en una balanza y valoro muchísimo más otras muchas cosas buenas que tienen y, conociéndolas, sé que su intención no es mala. Si les preguntas te contestarán que "es por tu bien", "es para que lo hagas mejor la próxima vez" y ahora he aprendido a reirme de ello y no sentirme mal conmigo misma cuando esto sucede. "Lo que no te mata, te hace más fuerte" ;)

Nosotros no somos perfectos.... tampoco nuestras parejas.

Un besoooooooo

"Don't look back in anger, I've heard you said... at least not today"

OASIS - I love themmmmmmmmmm

http://www.youtube.com/watch?v=McHJeCEPXk8


Besooooooooo

María Ra



Anónimo dijo...

Y por cierto: queremos que nos quieran tal y como somos pero deberíamos practicar con el ejemplo y quererles también tal y como son, ¿no creéis?.

Supongo que cuando tu madre y tu jefe son así resulta más fácil entrenarte, ;)

Besoooooooooooo

MIGUEL DÍAZ dijo...

Me encanta tu optimismo, María. Es fiel reflejo de tu personalidad y siempre aporta una visión positiva a los relatos que es muy de agradecer, sobre todo cuando la "nube negra" nos hace creer que a veces, a pesar de la buena voluntad y la sonrisa colgada en el rostro, las cosas ya no se van a arreglar por mucho empeño que pongamos.

Por supuesto que no somos perfectos; nadie lo es, pero el sacrificio de tolerar desplantes y humillaciones requiere algo a cambio. Un "feed back" que te haga creer que todavía existe alguna posibilidad para mantener la esperanza. Se podría afirmar que precisamente en eso consiste el amor, pero no creo que sea algo basado en dar continuamente sin recibir nada a cambio... salvo golpes en forma de desprecio e ignorancia, porque entonces ese "amor" existe solamente en una dirección y no tiene camino de retorno.

A pesar de todo este rollo, me ha encantado tu comentario y la música que lo acompaña. Oasis no es de mis favoritos, pero reconozco que he disfrutado en su momento con canciones como ésta.

Gracias por tus palabras. Realmente me hacen reflexionar en que no todo está perdido...

Un besazo!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...