4 de agosto de 2012

SEGUNDA OPORTUNIDAD


Hoy es un día para disfrutar. No es un comienzo muy original, lo sé, pero así lo estoy viviendo y quería dejar constancia de mis sentimientos. Una fecha que estará marcada, a partir de ahora, con un color especial cada vez que aparezca en mi futuro calendario. Es posible que mi situación no vaya a cambiar demasiado tras este viernes; me despertaré mañana y, en cierto modo, seré una persona diferente. Pero estoy emocionada y a la vez muy contenta por poder vivir esta experiencia.
Siempre había pensado que cuando llegara esta ocasión, si es que algún día llegaba, no le daría tanta importancia y el paso del tiempo borraría poco a poco lo sucedido hoy, hasta dejarlo reducido a un agradable recuerdo y una buena excusa para celebrar un aniversario. Conforme se ha ido acercando el día, mi postura al respecto ha dado un giro radical y ahora creo que tengo ante mí uno de los momentos más importantes de mi vida… al menos de mi vida en pareja.
No sabría explicar muy bien el motivo, pero esta mañana me ha dado por abrir ese armario donde guardo cajas llenas de recuerdos; supuse que no me vendría mal relajarme, olvidarme del bullicio y el nerviosismo que revolotea a mi alrededor y repasar unos cuantos años de una vida llena de momentos felices… y alguno que otro no tan agradable. Instantes que se han quedado grabados en multitud de fotografías; esos pequeños trozos de papel, con personajes descoloridos y situaciones anteriores, en las que siempre creemos haber sido más felices. Dos álbumes revisados y unas cuantas sonrisas más tarde, he encontrado tus fotos en el fondo de un cajón. Mi memoria selectiva había borrado algunos acontecimientos, pero esas fotos me han hecho retroceder unos años; he podido sobrevolar nuestra relación a base de pequeños extractos de nuestras vivencias, plasmadas para siempre en multitud de sonrisas y celebraciones especiales. Te veo en esas instantáneas, más joven al principio, pero en esencia la misma persona jovial y despreocupada. Y me veo distinta, diferente a mi “yo inicial” cuando nos conocimos, como moldeada por los años y por la experiencia de la vida.
He tratado de ordenar esas fotos imponiendo un criterio cronológico y me ha salido un mosaico que cuenta con veracidad nuestra historia de estos años. No hay, por supuesto, ninguna imagen que muestre ese periodo, largo y tormentoso, en el que decidimos distanciar nuestros puntos de vista para valorar el mundo por separado. La realidad, el pasado y la comparación nos llevaron de nuevo a juntar nuestros caminos, otorgándonos una segunda oportunidad que revaloriza lo vivido y promete un futuro mejor. Desde luego, así lo parece en las fotos más recientes; ésas que todavía no han pasado a formar parte de álbumes, sino que ahora permanecen en el teléfono móvil o en el ordenador personal, a modo de feliz salvapantallas.
Todos estos sentimientos han hecho que mi decisión de hace unas semanas fuera más fácil que de costumbre, con la duda y la inseguridad como invitadas permanentes al banquete de mi vida. Por eso hoy me caso contigo sabiendo de antemano que no siempre el destino le otorga a uno una segunda oportunidad, pero cuando eso ocurre más vale agarrarla con fuerza y no dejar que se escape; nunca se sabe cuándo tendremos la suerte de volver a disfrutar de un privilegio de ese calibre. Y contigo mi suerte y mi destino se han unido para no volver a separarse jamás…    

2 comentarios al respecto...:

LINO GARCIA GAMBINO dijo...

Después de tantos años casado, mi recuerdo de como me sentía en los días e instantes anteriores a casarme han ido perdiendo fuerza.

Quizás no tanto por el paso del tiempo, sino porque era algo que en aquel momento tenía muy claro. No había dudas ni incertidumbres acerca de como resultarían las cosas.

Todo se reducía a un "Tu y Yo" sin añadidos... Lo demás me parecía secundario (inclusive la propia boda).


Mi canción: "You and Me" de Anne Trenning.

Un saludo.




MIGUEL DÍAZ dijo...

AL final de tu vida, quedan un puñado de recuerdos en forma de días señalados, de los que no te vas a olvidar nunca. Por una u otra razón, es muy bonito rememorar esas fechas y desde luego, el día de tu boda debe ser una de ellas.

Gracias por compartir tu experiencia con nosotros.

un saludo!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...