29 de junio de 2012

MEDIOCRIDAD


mediocre.
(Del lat. mediocris).

1. adj. De calidad media.
2. adj. De poco mérito, tirando a malo.

Un día cualquiera entras en la Red, abres el correo electrónico y te encuentras con un artículo que te han enviado. Uno más, piensas, pero la curiosidad vence a la indiferencia y comienzas a leerlo. Entonces caes en la cuenta de que suscribes cada línea del mismo y te hubiera gustado ser el brillante autor de ese texto tan apropiado, crítico y sincero... por más que no queramos aceptar una realidad que no tiene ya lugar donde esconderse.
Ese autor tiene nombre: David Jiménez, periodista y escritor nacido en Barcelona, del que recomiendo su blog para reflexionar sobre temas actuales a la luz de una mirada poco convencional. El artículo en cuestión lleva por título "El triunfo de los mediocres" y es el que sigue: 
"Quizá ha llegado la hora de aceptar que nuestra crisis es más que económica, va más allá de estos o aquellos políticos, de la codicia de los banqueros o la prima de riesgo.

Asumir que nuestros problemas no se terminarán cambiando a un partido por otro, con otra batería de medidas urgentes o una huelga general.

Reconocer que el principal problema de España no es Grecia,  el euro o la señora Merkel. 
Admitir, para tratar de corregirlo, que nos hemos convertido en un país mediocre.

Ningún país alcanza semejante condición de la noche a la mañana. Tampoco en tres o cuatro años. Es el resultado de una cadena que comienza en la escuela y termina en la clase dirigente.
Hemos creado una cultura en la que los mediocres son los alumnos más populares en el colegio, los primeros en ser ascendidos en la oficina, los que más  se hacen escuchar en los medios de comunicación y a los únicos que votamos en las elecciones, sin importar lo que hagan. 
Porque son de los nuestros.
Estamos tan acostumbrados a nuestra mediocridad que hemos terminado por aceptarla como el estado natural de las cosas. Sus excepciones, casi siempre reducidas al deporte, nos sirven para negar la evidencia.

Mediocre es un país donde sus habitantes pasan una media de 134 minutos al día frente a un televisor que muestra principalmente basura.

Mediocre es un país que en toda la democracia no ha dado un presidente que hablara inglés o tuviera mínimos conocimientos sobre política internacional.

Mediocre es el único país del mundo que, en su sectarismo rancio, ha conseguido dividir incluso a las asociaciones de víctimas del terrorismo.

Mediocre es un país que ha reformado su sistema educativo trece veces en tres décadas hasta situar a sus estudiantes a la cola del mundo desarrollado.

Mediocre es un país que no tiene una sola universidad entre las 150 mejores del mundo y fuerza a sus mejores investigadores a exiliarse para sobrevivir. 
Mediocre es un país con una cuarta parte de su población en paro que sin embargo encuentra más motivos para indignarse cuando los guiñoles de un país vecino bromean sobre sus deportistas. 
Es mediocre un país donde la brillantez del otro provoca recelo, la creatividad es marginada -cuando no robada impunemente- y la independencia sancionada.

Un país que ha  hecho de la mediocridad la gran aspiración nacional, perseguida sin complejos  por esos miles de jóvenes que buscan ocupar la próxima plaza en el concurso Gran Hermano, por políticos que se insultan sin aportar una idea, por jefes que se rodean de mediocres para disimular su propia mediocridad y por estudiantes que ridiculizan al compañero que se esfuerza.

Mediocre es un país que ha permitido, fomentado y celebrado el triunfo de los mediocres, arrinconando la excelencia hasta dejarle dos opciones: 


- marcharse
- o dejarse engullir por la imparable marea gris de la mediocridad"


4 comentarios al respecto...:

Anónimo dijo...

No me queda más remedio que darle tooooooda la razón.... y de paso, si puede, que me diga dónde puedo emigrar. Había pensado si me adoptasen algún pueblo aborigen de Australia... seguro que viven mejor. Me apuesto las cachas mediocres que tengo.

Saludos.

MIGUEL DÍAZ dijo...

El problema es que esta mediocridad tampoco se va a arreglar de un día para otro. Tenemos muy asimilada esa cultura y cuesta muchísimo transmitir lo contrario a las futuras generaciones. Efectivamente, "Spain is different..."
Gracias por tu comentario y un saludo!

Unknown dijo...

Hay que establecer filtros ineludibles para que esa mediocridad no ascienda.
Es esencial opositar para cualquier cargo,demostrar cualidades y curriculum,es básico recompensar el esfuerzo y la dedicación extra,hay que premiar la honestidad,la humildad,la sabiduría...
El Conde de Chesterfield ya decía:S.XVIII." Si te propones algun día mandar con dignidad debes primero haber servido con diligencia"

MIGUEL DÍAZ dijo...

Yo creo que, en esencia, el problema es que esa mediocridad ya ha ascendido lo suficiente como para mirarnos a todos desde las alturas y dominar el panorama actual...
Estoy completamente de acuerdo con lo que comentas. La frase final me la apunto porque me ha parecido muy adecuada para múltiples entornos en los que nos olvidamos de muchas cosas en cuanto nos dan un cargo.
Gracias por tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...