13 de mayo de 2012

NO ES JUSTO


La puerta se ha vuelto a cerrar mientras se iba y mis ojos se quedaban agarrados a su sonrisa. De nuevo sola, abandonada por las prisas y la urgencia de otra vida que me gana día a día la partida. Huérfana de su presencia, que lo llena todo a cada segundo, hasta el punto de hacerse difícil respirar con él a mi lado. Ahogada en el silencio de estas cuatro paredes que ya dudan si la compañía será humana o mineral, pues cada día que transcurre dentro de la cárcel que tengo por casa torna más mi existencia en dura piedra. Malhumorada hora tras hora, vomitando excusas vanas para justificar el sabor del fracaso y revolviéndome ante lo miserable que se vuelve el tiempo que no comparte conmigo.
Lo único cierto es que se ha ido, arrastrando consigo en su salida toda la alegría que me transfunde simplemente con tocarme. Debe ser cosa de la anemización consecuente, pero ahora que lo noto lejos, hasta creo que ha mudado el color de las paredes. Da igual, una vez que su olor desaparece, cae en picado mi autoestima y con ella toda intención de practicar cualquier actividad que gaste más de una caloría. Tan sólo soy capaz de pensar… y hoy hasta eso me cansa. Es bastante probable que lo que me queda de día lo pase incrustada en el sofá, dejando transcurrir los minutos que faltan hasta volver a sumergirme en sus caricias. Incluso no descarto hablar sola, para prometerle a esa silla que me mira amenazante que mañana será distinto… y se quedará hasta más tarde. Es tanta su influencia y tan maravillosa su forma de ser que hasta los muebles lo echan de menos. Se nota que les falta su presencia.
Hoy he deseado más que nunca encontrarlo al doblar la esquina de mi cama, tan vacía como un estadio de fútbol un lunes por la mañana. La felicidad consiste únicamente en percatarse de que sigue ahí cuando los ojos ya no obedecen tus órdenes y te vas al mundo de los sueños, con la convicción de que su mano te podrá rescatar del monstruo más abominable. Sin embargo, lo único que he conseguido es una almohada fría y triste y un vacío que pide a gritos su cuerpo.
No importa; seguiré esperando su llegada, para que sus palabras reparen las heridas de un corazón que apenas responde si no es ante su voz. Esta vez las mentiras serán más amargas y su cuerpo guardará todavía el olor del engaño. Quizás algún día me atreva a decirle que lo sé; que no soy la única que oye sus jadeos y siente su boca. Quizás el día que deje de quererlo…   

1 comentarios al respecto...:

LINO GARCIA GAMBINO dijo...

Me gusta este relato porque ha conseguido que me "meta" en la piel de su protagonista.

Dolor, mucho dolor... tristeza, mucha tristeza hay dentro de su corazón.

AMARLO como lo AMA, sentir que no es capaz de abandonarlo, preferir "compartirlo" antes que claudicar ante lo evidente y palpable, tiene que resultar muy frustrante y descorazonador.

Por momentos pienso que no es justo AMAR tanto a alguien y no ser correspondido; pero es que los sentimientos y en particular el AMOR a veces cometen estas injusticias...

Mi canción para este relato es: "Lachrymosa" de Michael Hoppé.


http://www.youtube.com/watch?v=WAi0MX-tXBc

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...